Las cuevas de Candelaria se encuentran cerca de la gran ruta comercial del clásico maya comunicando el altiplano con las ciudades maya de las tierras bajas del Petén. Mediante artefactos arqueológicos como fragmentos de cerámica se ha comprobado, que los comerciantes establecieron “santuarios en las cuevas”.2​En el postclásico maya los K’iche’, un pueblo del altiplano guatemalteco, llegaron a ubicar la entrada al inframundo maya del Popol Vuh en las cuevas de Candelaria.

 

Las cuevas de Candelaria forman parte del Parque Nacional Cuevas de Candelaria, creado 1999 mediante Acuerdo del Ministerio de Cultura y Deportes de Guatemala4​ y posteriormente declarado sitio sagrado de los Maya Q'eqchi'.​ Las comunidades locales Q'eqchi' son ahora guardianes de su propio patrimonio velando por la protección y gestión turística de las cuevas a través de la «Asociación Maya Q'eqchi' de Desarrollo y Turismo de Candelaria-Camposanto».

 

Cuevas de Candelaria